Gustavo Becerra

Persona
Biografía

Destacado compositor musical chileno. Su primer trabajo en cine lo realiza para el documental “Día de Organillos” (1959) dirigido por Sergio Bravo, película que expone sobre el trabajo de los organilleros y la forma en que conciben la ciudad.

También realiza la música del documental “La Respuesta” (1961) dirigido por el historiador Leopoldo Castedo, también académico de la Universidad de Chile, película que registra los esfuerzos de un centenar de trabajadores por reconstruir la zona devastada del Lago Riñihue tras el terremoto de Valdivia de 1960.

Es en el Cine Experimental de la Universidad de Chile donde Becerra encuentra un espacio para la composición de obras originales para las películas “La Universidad en la Antártica” (1962) y “Angelito” (1965) de Luis Cornejo, “Láminas de Almahue” (1961) y “Parkinsonismo y cirugía” (1962) de Sergio Bravo, “Amerindia” (1962) de Bravo acompañado con Enrique Zorrilla, “Yo tenía un Camarada” (1964) y “Ana” (1965) de Helvio Soto, “Aborto” (Pedro Chaskel, 1965), “Aquí Vivieron” (1964) y “Érase una vez” (1965) de los cineastas Héctor Ríos y Pedro Chaskel.

“A Valparaíso” (1963), dirigida por el holandés Joris Ivens, se representa la vida en el corazón de la ciudad porteña; sus cerros. Becerra compuso la música de la obra junto a Violeta Parra, Germaine Montero y Germán Casas.

El compositor nació el 26 de agosto de 1925 en Temuco. Su inclinación hacia la música hace que estudie desde los siete años en su ciudad natal hasta 1935, año en el que se traslada a Santiago para formarse en el Conservatorio Nacional de Música.

Dentro de su educación académica estudió violín con Ernesto Ledermann, dirección coral con Armando Carvajal y piano con Alberto Spikin. Tomó cursos de composición con Pedro Humberto Allende y Domingo Santa Cruz, dirección con Armando Carvajal y musicología con Vicente Salas Viu.

Durante su periodo estudiantil hasta 1952, escribió una gran cantidad de obras, entre las que destacan la Sonata n°1 para violín y piano, la primera Sonata para piano, un Concierto para violín y orquesta, el Cuarteto de cuerdas n°1, su Primera Sonata para violín, violonchelo y piano, el Trío Sonatina para flauta, violín y viola entre otras. Posteriormente, se dedicó a la enseñanza e investigación musical en la Universidad de Chile y a publicar en la Revista Musical Chilena editada por la misma casa de estudios.

Los compositores Luis Advis, Sergio Ortega, Roberto Falabella, Carlos Botto, Gabriel Brncic, Fernando García, Melikof Karaian, Hernán Ramírez, David Serendero, Edmundo Vásquez, Cirilo Vila, y los musicólogos Raquel Bustos y Luis Merino, recibieron los aprendizajes e influencias de Becerra.

Para investigar acerca de la educación musical y estudiar la didáctica de la composición musical, viajó por Europa entre los años 1953 y 1956 donde también participó como profesor invitado en importantes conservatorios del continente dentro de los que destacan el de Austria, Alemania, Italia, España y Francia. Con el conocimiento obtenido, publica su trabajo teórico “Crisis de la Esperanza de la composición en Occidente” en la Revista Musical Chilena (1958-1959).

Al volver a Chile, se desempeñó como director del Instituto de Extensión Musical de la Universidad de Chile hasta 1961, con un trabajo orientado a la difusión de la música nacional y de la formación de audiencias. Es allí donde comienza su vínculo con el Cine Experimental que se llevaba a cabo en la misma casa de estudios.

En el año 1968 se incorporó como secretario a la Facultad de Ciencias y Artes Musicales y Escénicas de la universidad, donde participó en el proceso de reforma al interior de la institución. En 1969, Becerra es nombrado miembro de la Academia de Bellas Artes del Instituto de Chile.

Recibió los galardones del Premio Olga Cohen (1958) y Premios de honor y a la mejor obra en los Festivales Bienales de Música Chilena (1958 y 1962).

Cuando Allende llega a la presidencia, Becerra es asignado como Agregado Cultural en Bonn, Alemania, y al año siguiente se le otorgó el Premio Nacional de Arte, mención Música.

Tras el Golpe de Estado de 1973, Becerra fue relevado de su cargo y exonerado de la Universidad de Chile, debiendo pedir asilo político en Alemania. Durante el exilio, trabajó como profesor en la Universidad de Oldenburgo y compuso un centenar de obras. También desarrolló la música electroacústica. Dentro de las piezas creadas está la cantata Corvalán, obra con acompañamiento electrónico y la primera escrita después del Golpe en nuestro país y la cantata Chile 1973.

A su vez, destaca su obra “Estructura Cuadridimensional”, escrita para diversas fuentes sonoras, la cual es ejecutada a partir de la proyección de una partitura analógica.

Compuso las cantatas populares Américas y Allende, la canción Memento y la fuga Revolución para el grupo chileno Quilapayún, además de variadas creaciones electrónicas. Su gran participación en eventos y festivales internacionales lo acercaron a las nuevas tendencias y corrientes estéticas.

Fallece el 3 de enero de 2010 en la ciudad de Oldenburgo, Alemania.

Redacción: Francisca Geisse
Edición: Daniela León

Lugares Relacionados
Temuco
Alemania
Cargando...